Saltar al contenido

Psique de Principiante – Estudio de Meditación

Por Chrissy Carter
Fotografía de Katie Smith en Unsplash

Nunca voy a olvidar esa primera clase en el Centro Culinario Internacional. Como chef casera apasionada, me anoté en el curso intensivo de ciento veinte horas de Técnicas Culinarias con la esperanza de progresar mis habilidades. Me puse mi ropa blanca bien planchada y monté mi estación con una mezcla de excitación y temor. Mis cuchillos estaban afilados y estaba listo para aprender.

Nuestra primera lección fue en la labranza, o bien el arte de recortar verduras. El chef probó cada corte con precisión y sencillez. Observé como esculpía zanahorias y nabos sin esmero en todas y cada una de las formas imaginables: jardinière, émincer, julienne, macédoine. Tras su inspiradora demostración, recogí mis materiales y me puse a trabajar. Tras haber picado muchas zanahorias en mis días, tenía confianza en mis habilidades. Si soy franco, aguardaba poder superar el reto.

¿De qué manera lo digo? Toda la experiencia fue un desastre. No solo luché para mantener el cuchillo adecuadamente, sino mis cortes fueron patéticos. Fui singularmente malo en los campeonatos, o bien en los giros, que es el minucioso proceso de tallar patatas o bien zanahorias en pequeños balones de futbol. Tenía las manos acalambradas y los dedos ampollados. Fue mi primer pedazo de humilde pastel, uno de los múltiples que me atragantaría a lo largo de mis 12 semanas en el ICC.

Aprendí nuevamente a hacer las cosas más sencillas: hervir un huevo, picar una zanahoria, batir nata a mano. Fue frustrante y liberador. Es bastante difícil regresar a lo básico y admitir que verdaderamente no sabes lo que creías que sabías. Asimismo es impresionantemente inspirador descubrir una nueva entendimiento de algo que pensabas que ya habías entendido. De todas y cada una de las cosas pasmosas y exquisitas que aprendí en el ICC, la lección más grande y sorprendente fue el valor de la psique de un principiante.

Ser un principiante es una práctica avanzada. Se precisa valor, honradez y humildad. La experiencia es incalculable, mas sin curiosidad corremos el peligro de encajonarnos en una perspectiva limitada. Cultivar la psique de un principiante nos ayuda a localizar un nuevo significado en nuestra experiencia.

Podemos adoptar la psique de un principiante en nuestra práctica de meditación observando nuestros pensamientos y sentimientos con clemente curiosidad. ¿De qué manera se manifiestan nuestros pensamientos y sentimientos en nuestro cuerpo físico? ¿Por qué razón nos comprometemos con determinados pensamientos y eludimos otros? ¿Cuál es el origen de nuestra historia?

Este género de cuestionamiento hace recular el telón de nuestras formas frecuentes de ver y hacer. En último término, ofrece una visión de quiénes somos.

No cabe duda de que me gradué en el curso de Técnicas Culinarias como mejor chef. Y lo que es más esencial, me fui con una consideración más profunda de mi pasión. Practicar con la psique de un principiante me ha animado a abrir los ojos y prestar atención, aun y sobre todo en aquellos instantes en los que creo que lo sé. Me ha dado el don de la maravilla. Tras todo, siempre y en toda circunstancia hay más que ver.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies